viernes, 18 de diciembre de 2009

Hugh Nibley: el poder oculto de la Navidad




Extracto de artículo Hugh Nibley: el poder oculto de la Navidad
Por Michael De Groote MormonTimesViernes, 18 de diciembre 2009
"Que el mundo celebre la navidad sirve de aviso de que todavía está buscando el Evangelio".

En todo el brillo y el oropel de la Navidad hay un poder oculto, de acuerdo con el fallecido Hugh Nibley.


El mundo está buscando algo en Navidad - pero también teme a  lo que pueda encontrar.


En el mes de enero de 1950 En la revista LDS "Millennial Star" en un artículo titulado "La búsqueda de Navidad", Nibley miró lo que está detrás de la celebración  mundial de la Navidad. En los tiempos antiguos, la gente en todo el mundo esperaba  con gran interés una gran fiesta por encima de todas las demás.

"Ese era el gran rito del año," dice el autor, "la celebración de la creación del mundo y la dramatización de un plan para superar  la esclavitud de la muerte".


La celebración, estaba llena de significado religioso, incluso en sus anteriores versiones no cristiana,  que tenian lugar en esa época del año en que la reducción y el oscurecimiento de los días se invierte. Es en ese momento, en lo más oscuro del invierno, cuando los días empezaban a alargarse - adaptación de la esperanza de la primavera y la vida: el solsticio de invierno. (Para el hemisferio Norte).La gente se reunía en "una fiesta de la abundancia en la que todos daban y recibían regalos como una sincera esperanza de las cosas por venir serían buenas", dice Nibley.



Nibley dice que las celebraciones de Navidad, con todos sus "villancicos, luces, regalos y juegos," no son algo nuevo.  El patrón de la celebración no fue algo importado de Oriente en la época cristiana. 


"En esta compleja y especializada Fiesta del Solticio, que sigue tan de cerca el mismo patrón de elaboración en Babilonia, Egipto, Islandia y Roma, se reconoce ahora que no hay invención espontánea de la mente ignorante, sino el remanente de una tradición única en última instancia, atribuible a una fuente común perdida ", escribió. Los ritos antiguos miraban  a recuperar el amor y la alegría de un vago recuerdo de Oro, donde todas las personas  vivían en armonía bajo el dominio de un creador amoroso.



¿Es de extrañar," se pregunta Nibley, "que la celebración del mundo cristiano de nacimiento del Salvador debe caer con facilidad y de forma natural en el patrón de los antiguos ritos?" Los ritos antiguos y la celebración del solsticio del mundo moderno de la Navidad son la misma cosa. Ambos son sombras de las dispensaciones anteriores del verdadero evangelio. La Navidad moderna es una búsqueda por el mundo para encontrar algo que perdió. "Hay una tristeza nostálgica de la Navidad", asegura Nibley.


La Navidad moderna es como una pequeña luz en la oscuridad. "Es una evidencia de las cosas que no se ven", escribió Nibley. "No es la cosa real, sino la expresión de un deseo."
Es un deseo hermoso.  Una expresión de esperanza. " "En resumen, un buen espectáculo de generosidad y alegría."


Pero es también algo más - algo que pensaba que los mormones debian ayudar a recordar al mundo."  El mundo quiere desesperadamente que la  Navidad signifique algo.  Sin embargo, las "grandes bendiciones que buscamos en la Navidad no son de nuestra propia creación", escribió Nibley. El mundo cotidiano es ya de "nuestra propia creación."  Lo que el mundo realmente busca, lo que realmente necesita ", debe venir de otro mundo". Nibley llamó a este ejercicio como "un momento de lucidez", cuando la vida se vuelve transparente. . La Navidad es el momento en que el mundo ", se da cuenta de que necesita algo más - algo real.

"Así que los santos del último día siempre han sido los mayores defensores del espíritu de la Navidad, es más, que han sorprendido y alarmado al mundo al insistir en el reconocimiento como una potencia real lo que el mundo prefiere considerar como sentimiento bonito", escribió Nibley. Navidad sin Cristo es una "burla".














No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada