miércoles, 2 de diciembre de 2009

La grandiosidad de Dios

ÉLDER JEFFREY R. HOLLAND


Del Quórum de los Doce Apóstoles
 
“Entre los muchos propósitos magníficos de la vida y del



ministerio del Señor Jesucristo, a menudo se pasa por alto un


aspecto grandioso de esa misión. Sus seguidores no lo


comprendieron plenamente en esa época, y muchos de la


cristiandad moderna tampoco lo comprenden, pero el Salvador


mismo lo mencionó repetida y enfáticamente. La gran verdad es


que en todo lo que Jesús vino a hacer y a decir, incluso Su


sufrimiento y sacrificio expiatorio, y en eso especialmente, Él nos


estaba enseñando quién es y cómo es Dios nuestro Padre Eterno,


cuán intensamente se dedica a Sus Hijos en toda época y en toda


nación. Con palabras y con hechos, Jesús intentaba revelarnos y


darnos a conocer la verdadera naturaleza de Su Padre, nuestro

Padre Celestial.”

 (Octubre 2003, Conferencia General)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada