miércoles, 28 de julio de 2010

La fábrica de matemáticos de BYU: estudiante logra su séptima publicación científica


Sebastián Acosta trabajó en primera instancia con su mentor y profesor Vianey Villamizar como estudiante de segundo año de bachillerato, sin que ninguno de los dos supiera que su sociedad llegaría a ser tan prolífica. 

Acosta es el autor líder en su séptima publicación, la que describe una técnica para reproducir ondas sonoras al golpear múltiples objetos. El estudio aparecerá en el ejemplar de agosto del Journal of Computational Physics, una publicación de alto prestigio en el campo de la física matemática.

"Me siento realmente agradecido y muy bendecido de haber tenido la oportunidad de trabajar con el Dr. Villamizar," dijo Acosta, quien se especializó tanto en matemáticas como en ingeniería mecánica. "He aprendido más haciendo investigación con él que en cualquiera otra clase o combinación de clases. En lo que concierne a mi educación es la experiencia más grande que he tenido". 

Acosta y sus compañeros Patrick Turley y Sam Dittmer ilustran el enfoque de BYU en relación con las tutorías a los estudiantes de bachillerato. El acceso a la facultad y las oportunidades de investigación habitualmente se reservan para los estudiantes graduados en otras universidades. Acosta fue beneficiado con las becas de investigación guiada entregadas por el departamento y la universidad. 

En este nuevo estudio, Acosta y Villamizar calcularon cómo las ondas sonoras se dispersan después de chocar contra múltiples objetos de formas complejas. Las representaciones visuales se asemejan a pin balls que se destruyen y continúan rebotando en todas direcciones. Su nuevo método estimula más eficientemente la dispersión acústica que los métodos anteriores. Esta técnica podría ser aplicada en el procesamiento de imágenes en el área de medicina, tales como resonancia magnética nuclear y ultrasonido.

Acosta reconoce la confianza que como estudiante le brinda el profesor Villamizar durante sus reuniones regulares de investigación, donde comparten ideas y exploran nuevos enfoques. 

"Él sabe mucho más que yo, pero confía en mí y me permite expresar mis ideas y me da la oportunidad de escribir todo lo que estoy pensando", dijo Acosta. 

Villamizar reconoce que es muy raro que un estudiante publique tanto como Acosta lo ha hecho en tan poco tiempo. 

"Ha participado más que un estudiante normal", dijo Villamizar. "Es muy maduro y comprende lo que estamos haciendo y sugiere formas para hacerlo".

Ahora, en su primer año trabajando en su maestría en el programa de matemáticas de BYU, Acosta está planeando obtener su doctorado en matemáticas aplicadas.

Sebastián sirvió en la Misión Portland, Oregon entre los años 2003 y 2005. Él y su esposa Gabriela, originaria de México, fueron sellados en el Templo de Salt Lake City en diciembre de 2007. Tienen una hija de un año, Naomi.

Jared Whipple
UNIVERSIDAD BRIGHAM YOUNG



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada