viernes, 14 de enero de 2011

Siervos Inútiles

Por Robert L. Millet
Durante muchos años he tenido dificultad para aceptar los elogios. Desconozco cuantos cientos de discursos o lecciones he dado durante los últimos treinta años, pero han sido muchos. Y en más de una vez las personas han venido al frente del salón, después de la reunión, para agradecerme. Dichos elogios han sido tan distintos como las personalidades de la gente. Algunos simplemente dicen: “Buen trabajo” o “Muy buen discurso” o “Disfruté su mensaje.” Los cumplidos más elaborados tienen la forma de preguntas de seguimiento, o piden aclaraciones, o el deseo de obtener una referencia o la fuente de un pensamiento o cita. Como orador o maestro, aprecio el hecho de que ellos hagan el esfuerzo de hacer algún comentario.
Sin embargo, la mayoría de las veces, no manejé tales elogios adecuadamente. Frecuentemente decía algo como: “Bueno, realmente no; creía que había sido mediocre” o “Gracias, pero solamente uséla mitad de mi material.” Mi esposa, Shauna, se dio cuenta de mi incomodidad y me sugirió que podría tomar un enfoque diferente: Podría tratar de decir, “Gracias.” Y en realidad funciona muy bien.
En años recientes, he descubierto otro modo de manejar los elogios, incluyendo los muy efusivos en que me dicen cuan maravilloso e inspirador soy. Les digo cosas como, “Gracias, fue una buena velada ¿verdad? El Señor fue bueno con nosotros.” o “Se sintió muy buen espíritu, estoy agradecido por haber estado aquí.” Esas no son lisonjas para mí ni tampoco carecen de sinceridad. Mientras más vivo y tengo más experiencia, más claramente percibo las obras del Señor: si tenemos juntos una experiencia inspiradora, toda la gloria y la honra deben ser para Dios.
Aún puedo recordar muy claramente las palabras del Presidente José Fielding Smith en la conferencia de abril de 1970, en la cual fue sostenido como el décimo Presidente de la Iglesia. “Quiero decir, que ningún hombre por sí solo puede dirigir esta iglesia,” afirmó el Presidente Smith. “Esta es la Iglesia del Señor Jesucristo; él está a la cabeza. La Iglesia lleva su nombre, posee su sacerdocio, administra su evangelio, predica su doctrina, y realiza su obra.”
“Él escoge a los hombres y los llama para ser instrumentos en sus manos para cumplir sus propósitos, y él los guía y dirige en sus labores. Pero los hombres son solamente instrumentos en las manos del Señor, y la gloria y la honra por todo lo que logran sus siervos es y debe ser adscrita a él para siempre” (en Conference Report, abril de 1970, página 113).
Esas palabras deberían crear sentimientos de profunda humildad, sentimientos de gratitud, de reverencia, de alabanzas retumbantes para Él pues sostiene todas las cosas bajo su poder y es la Fuente de nuestra fuerza y de nuestro ser. El élder Gerald L. Lund recalcó que “enfocarnos en la palabrautilidad nos ayudará a entender mejor el concepto de siervos inútiles. La palabra implica una ganancia o beneficio personal. Utilidad quiere decir un aumento en nuestros activos, o beneficios o nuestra posición.”
“Ese es el meollo del concepto de que el hombre es un siervo inútil. Dios es perfecto — en conocimiento, poder, influencia, y atributos— . ¡Él es el Creador de todas las cosas! ¿Qué podría hacer una persona — o toda la gente junta,en este caso— para brindarle utilidad, (o sea, un aumento en sus activos, o en sus beneficios o en su posición) a Dios? . . . “Es innegable que somos sus hijos y que nos ama, y esa situación nos coloca en una posición muy por encima de sus otras creaciones. Pero algunas veces debemos despojarnos de cualquier noción de que podemos, con nuestras acciones, traer una utilidad personal a Dios. Eso haría que Dios estuviera endeudado con los hombres, lo cual es impensable” (Jesus Christ, Key to the Plan of Salvation, páginas 120-121; énfasis agregado).
Al grado que comprendamos quienes somos, de Quién somos, lo que podemos hacer, y lo que nunca podemos lograr por nosotros mismos, nuestro Padre Celestial y su Amado Hijo harán todo lo que esté bajo su poder para perdonarnos, prepararnos, autorizarnos, transformarnos, y finalmente glorificarnos. Puede ser que no hayamos “llegado” todavía, pero estamos bien encaminados al empezar a reconocer nuestras limitaciones, al confesar su bondad, misericordia y fuerza, y al aprender a desarrollar una actitud de gratitud. En el lenguaje de la revelación, debemos “dar las gracias al Señor [nuestro] Dios en todas las cosas” (DyC 59: 7; véase también el versículo 21). Hay fuerza en la debilidad (véase 2 Corintios 12: 9-10; y Eter 12: 27). En la sumisión y en la entrega, hay poder y victoria. Las gracias sean dadas a Dios, que nos concede esa victoria por la mediación de Su Hijo, el Señor Jesucristo (véase 1 Corintios 15: 57).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada