jueves, 24 de febrero de 2011

Un ápostol recalca la importancia de la libertad religiosa para la sociedad

En una trascendental ponencia pronunciada hoy en la facultad de Derecho de Chapman University, el élder Dallin H. Oaks, del Quórum de los Doce Apóstoles  de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, afirmó la importancia del libre ejercicio de la religión e hizo un llamado a aunar esfuerzos para proteger este derecho estipulado en la primera enmienda. “Se impone que los que creemos en Dios y en la realidad del bien y el mal nos unamos de una manera más eficaz para proteger nuestra libertad religiosa de predicar y practicar nuestra fe en Dios”, dijo.

El élder Oaks destacó la influencia positiva que ejerce la religión en la sociedad.

“En la fundación de nuestra nación y en nuestro sistema constitucional, la libertad religiosa y sus libertades asociadas de la primera enmienda, así como la libertad de expresión y de prensa, son las libertades y los derechos civiles motivadores y dominantes”, dijo el élder Oaks. Esta libertad se basa en los “principios religiosos del valor y la dignidad humanos” que protegen la conciencia de todas las personas. También recalcó que “solo estos principios, interiorizados por una mayoría de nuestra diversa población, pueden sostener la Constitución hoy”.

El élder Oaks declaró que los valores religiosos y las realidades políticas están “tan interrelacionadas en el origen y la perpetuación de esta nación que no podemos prescindir de la influencia de la religión en nuestra vida pública sin poner en peligro gravemente nuestras libertades”.

El élder Oaks destacó ocasiones en las que personas que han alzado la voz o actuado de acuerdo con sus creencias religiosas han sido disciplinadas, privadas de su empleo y castigadas en otras maneras, y describió estos casos como otro signo de la amenaza al libre ejercicio de la religión.

“Todo esto revela una alarmante trayectoria de sucesos que apuntan hacia la restricción de la libertad de expresión religiosa, al obligarla a ceder ante los ‘derechos’ de las personas ofendidas por dicha expresión”, dijo el élder Oaks.

En su llamado a un esfuerzo unido entre las religiones para defender la libertad religiosa, el élder Oaks dijo que tal coalición no tiene por qué asociarse a un grupo religioso o partido político en concreto.

“Alzo la voz para apoyar lo que el cardenal Francis George describió en su mensaje en la Universidad Brigham Young hace solamente un año. El título de su ponencia fue ‘católicos y Santos de los Últimos Días: socios en la defensa de la libertad religiosa’. Él propuso “que los católicos y los mormones trabajen juntos y con otros defensores de la conciencia, y que podemos y debemos alzarnos en unión en defensa de la libertad religiosa. En los próximos años, las coaliciones interreligiosas constituidas para defender los derechos de conciencia de las personas y de las instituciones religiosas deben llegar a ser un baluarte vital contra la oleada de fuerzas desplegadas en nuestro gobierno y sociedad para reducir la religión a una realidad meramente privada. Está en juego si la voz religiosa mantendrá el derecho de expresarse en la esfera pública”.

En una entrevista anterior a esta ponencia, el élder Oaks dijo: “Lo que nos une en la religión es mucho más importante que lo que nos separa en lo que respecta a la capacidad de alzar la voz para defender la libertad religiosa”.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada