miércoles, 4 de mayo de 2011

Familia salvadoreña enfrenta deportación en Utah


Tomado de La Prensa Gráfica-El Salvador

Un matrimonio y sus dos hijos fueron arrestados en Salt Lake City el pasado 19 de abril.

Un salvadoreño se encuentra detenido en una prisión del Alguacil del condado de Utah, Estados Unidos,  a la orden de la Oficina de Control de Inmigración y Aduanas (ICE).

Se trata de Félix Callejas, quien el 19 de abril pasado fue detenido junto a su esposa, Margarita Castillo de Callejas; y sus hijos Margarita Concepción Callejas Castillo, de 18 años; y José Moroni Callejas Castillo, de 19. La familia reside en Salt Lake City. La señora y los dos hijos de la pareja fueron liberados el pasado 22 de abril, aunque permanecen en custodia del ICE, la agencia federal encargada de deportar extranjeros.

En la página en internet de la Oficina del Algualcil del condado de Utah no se detalla si la familia está de forma indocumentada en el país, únicamente que fueron arrestados por el ICE.

El diario Deseret News informó que  Félix Callejas es presidente de una filial en español de la Iglesia de los Santos de los Últimos Días (mormones) en Draper, Utah, de acuerdo con información proporcionada por el activista migratorio Tony Yapias. La familia Callejas Castillo podría ser deportada a El Salvador.

"Entiendo que ellos no cometieron ningún crimen y que podrían haber aplicado para asilo político", aseguró Yapias al Deseret News.

A juicio del activista, existe división en la iglesia mormona entre los conservadores de derecha y quienes están a favor de una solución compasiva para resolver los problemas del sistema de inmigración en Estados Unidos.

En marzo pasado, Utah aprobó una legislación que incluye un programa de trabajadores huéspedes para indocumentados. Los simpatizantes dijeron que el paquete legal de la reforma presenta un equilibrio entre el imperio de la ley, las necesidades económicas y un sentido de piedad.

Este viernes, un vocero de la Iglesia de los Santos de los Últimos Días, Scott Trotter, emitió un pronunciamiento sobre el arresto. "Este caso nos recuerda a todos la necesidad de abordar una reforma de inmigración. Como ya hemos dicho, creemos que cualquier solución debería incluir los siguientes tres principios: El mandamiento de amar a tu prójimo, la importancia de mantener unidas a las familias y la obligación del gobierno federal de asegurar las fronteras".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada