lunes, 15 de agosto de 2011

Los recursos que tenemos para realizar una enseñanza del Evangelio Eficaz

Manuales 2011: Esta sección de la página oficial de la Iglesia es muy útil ya que se encuentran los manuales que se deben utilizar durante este año 2011. Además están las "Instrucciones para el programa de estudio de 2011" la recomendación es leer este documento para saber con claridad cuales son las clases que se deben impartir durante 2011.

"La enseñanza el llamamiento más importante": Este manual es un gran recurso para la enseñanza del Evangelio además no tan solo contiene instrucciones sino que además parte de este manual sirve para la clase "La Enseñanza del Evangelio" que son doce clases contenidas en este manual. Sin duda todo maestro debería leer este manual.

"Predicad Mi Evangelio":  Si bien es cierto que el Predicad Mi Evangelio se preparó para los misioneros de tiempo completo de la Iglesia, la misma introducción del manual señala que el estudio frecuente de este manual fomentará y ayudará a cumplir las labores y responsabilidades de los miembros y líderes del barrio.

Las Escrituras: Sin duda nada se compara a las Escrituras y a las palabras de los Profetas modernos. En esta sección podrás encontrar la aplicación móvil de la Biblioteca del Evangelio. También la posibilidad de tener tu propio cuaderno de estudio virtual. Donde puedes guardar citas y pasajes  ordenándolos por temas.

Mensajes Mormones: No es una mala idea utilizar otra clase de recursos en nuestras clases o Noches de Hogar, en este canal de You Tube de la Iglesia podrás encontrar los vídeos disponibles en español. Tratan de temas variados desde doctrinas del Evangelio hasta valores como la gratitud o el combate a la pornografía.

Sin lugar a duda existen muchos recursos escritos y disponibles en internet, incluyéndose cada día más recursos multimedia. Sin embargo la mejor forma de enseñar es a través del Espíritu:

“Durante todos los años que han pasado desde entonces, nunca me han disgustado ni molestado los errores gramaticales ni las palabras mal pronunciadas de las personas que han predicado el Evangelio. Comprendí que juzgar el espíritu de un hombre por el ropaje de su modo de hablar era como juzgar a un hombre por la ropa que llevaba puesta. Desde entonces hasta el día de hoy, lo que me ha impresionado más que todo lo demás ha sido el Espíritu, la inspiración del Dios viviente que tiene un hombre cuando proclama el Evangelio y no su modo de hablar… he aprendido categóricamente que el Espíritu da vida y entendimiento y no la letra”

Presidente Heber J. Grant



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada